jueves, 22 de noviembre de 2007

Soy BOBO


Que lata darme cuenta que soy un perfecto idiota en asuntos matemáticos. Ya lo suponía desde antes. Desde que dejé la matemática del colegio se me ha vuelto una tortura verla nuevamente en la Universidad. Dos más dos son cuatro, eso parece ser un hecho, sin embargo, no da. No me da. Por lo general, he dejado siempre clara mi incapacidad matemática: exámenes, cálculos, finanzas, política... sobran los ejemplos. Ahora me veo trabado, otra vez, por lo absurdo de los números. Me rompo la cabeza y revuelvo papeles.
Llevo muchas semanas intentando descifrar mi incapacidad. Le dedico horas diarias, pero me veo incapaz.
Me sobra tiempo para pensar en cómo yo debería haber venido con una etiqueta que dijera "defectuoso" para estos menesteres. Que quedara claro para qué no soy bueno. Incluso las operaciones más simples de secretarias bobas me son incomprensibles. Cada vez que me han intentado explicar con detenimiento unos de estos pasos me quedo detrás pensando en algún porcentaje, tratando de aplicarlo y cuando aterrizo ya he perdido el hilo de los pasos. Tengo déficit atencional matemático. Tengo impedimentos numéricos.

Soy bobo.

2 comentarios:

MeRy dijo...

ànims Juan! ja veuràs com al final aprobem ;)

Rikard dijo...

Bobo es el que dice bobadas Juan! No al que le cuestan las matemáticas! sinó.. menudo mundo de bobos!
Aprendamos de Forrest..