martes, 12 de febrero de 2008

Vuelta al 1.0. SEMIDESPEDIDA


Este mundo no hay quien lo entienda... O eres rojo o eres azul, pero no puedes ser de ningún otro color para poder prosperar.
En vista de que ya hemos terminado la experiencia 2.0 y sin ánimo de ese progreso esperado, volvemos sin más al 1.0.

Creo haber dejado claro que el 1.5 era la solución más adecuada, pero en vista del éxito...no nos cabe más que resignación.

Ha sido un placer haber escrito en este blog, creado expresamente para la asignatura OGET.

Debido al esfuerzo que me ha suscitado, no pienso borrarlo definitivamente del mundo virtual.

Pero para los lectores que aún sigan interesados en escribirme, utilicen mi blog habitual
DE TURISTA POR LA VIDA.

Un saludo



jueves, 7 de febrero de 2008





Es increíble...lo que ahorra el saber idiomas.
Hace unos 25 años, cuando comencé en el mundo del turismo observé una situación que me llamó la atención.
Por aquella época pude observar como ciertos restaurantes de Salou ofrecían en sus cartas los mismo productos pero con una traducción a otros idiomas que no era el castellano (de aquella no había obligación de ponerlos en catalán). Por supuesto, la traducción tenía un coste adicional y los productos de la carta variaban enormemente según en el idioma que estuviese la carta del restaurante.
Por supuesto y al enterarse la administración, se le puso la correspondiente multa al energúmeno de propietario que utilizó ese método.

Los tiempos han cambiado mucho, pero sí señores, han cambiado para peor.....

Hace 25 años al pedir la carta en aquellos restaurantes en el idioma del país (de aquella en castellano) les salía más barato a los nativos, indígenas o como se nos quisiera llamar. Hoy por el contrario la situación es otra: por ser españoles se nos cobra más que a los extranjeros por la misma oferta de hoteles, en las mismas fechas y con las mismas características.

En las siguientes fotografías pueden verse unos ejemplos de lo que le cuento. La agencia nos ofrece una habitación en un Hotel de Salou durante una semana en su versión en castellano por 1128,92 €. La misma habitación es vendida en su versión en francés a 1277,36. Si la alquilamos en italiano nos costaría 1137,21 € pero si sabemos inglés solamente nos costaría 1032,02 €.

La misma habitación, la misma fecha reservada a la misma hora. ¿No es increíble? Pues eso pasa con todas las ofertas de esa conocida empresa por las molestias de ponerlas en otro idioma. Pero por descontado hay muchas empresas que utilizan los mismos métodos.

No me digan Uds. que no es bueno y económico saber idiomas.

Clicken en las fotos para agrandarlas y comprobarlo.

Have a nice day!